Hoy tocaba día de bicivolador  y la verdad es que ha sido un día fantástico, lleno de nuevas experiencias.
Al llegar a Dún Laoghaire con mi bici he sido recibido por Villas pintadas de colores brillantes, palmeras y bonitos parques. Sin duda una elegante ciudad portuaria a solo 13 km del centro de Dublín. Es popular desde la época victoriana, así que su atractivo es atemporal como he podido comprobar hoy.
Después me he dirigido hacia Sandycove con restos de castillos, murallas y fortificaciones. A parte del bello paisaje por el que iba ciclando he podido visitar la torre circular Martello, construida como defensa por las tropas británicas, que hoy alberga el museo de James Joyce. No es casualidad, ya que su obra Ulises comienza precisamente en esta torre.
A continuación he continuado mi pedaleo por la costa rumbo a Killiney Hill. Es una colina situada a 153 metros de altura que ofrece unas vistas espectaculares del Mar de Irlanda, Montañas de Gales, Bray y las Montañas de Wicklow. En su interior había diferentes senderos para disfrutar de un hermoso paseo. Es ideal para relajarse.
Ah y he sido testigo de mi primer arco iris en Irlanda…. Ha sido un día perfecto!!!
PompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPomploPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompilo