Inolvidable fin de semana ascendiendo al Pico del Moncayo de 2.314 metros y al Pico del Ocejón e 2.046 metros de altitud. El viernes cenamos e hicimos noche en un lugar muy tranquilo, a las orillas de una pequeña y bonita laguna con el Moncayo a nuestra espalda aguardándonos para subirlo al día siguiente. Tras el descanso nocturno, comenzamos un nuevo día sendereando hacia el pico del Moncayo entre unas nubes que parecían querer tragarnos antes de coronar la cima del Moncayo.
Ese mismo día nos dirigimos hacia Valverde de los Arroyos, un bonito pueblo de Guadalajara donde comenzaríamos la ruta del día siguiente. Así que, cenamos por allí y dormimos en otro tranquilo lugar rodeado de estrellas y el canto de los grillos durante la noche. Tras el amancer comenzamos la ascensión al Pico Ocejón. El paisaje ha sido espectacular durante toda la ruta.
El Ocejón, mientras nos vigilaba desde lo alto y nos observaba ascender a su cumbre, su ánimo crecía al ver como paso a paso lográbamos peinar su cima.
Mejor imposible…..
Passion for life!!! 😉