Hoy las horas han fluido con la rapidez de un velero sobre el mar, en un barco cargado de tesoros bajo la luz dorada del otoño.
Sin duda una de las más bonitas excursiones que hemos hecho este año, en un día espectacular de luz y color. Para ello, hemos retrocedido a la época del emperador Trajano, comenzando a caminar desde el acueducto romano de Segovia. Tras pasar la bonita Iglesia románica de San Millán y desde el promontorio de la ermita de la Piedad, hemos disfrutado de una de las más bellas vistas de la ciudad de Segovia.
Una luz frutal, madura de comienzos de otoño, doraba suavemente nuestro camino entre el cauce del arroyo Tejadilla y los cortados que servían de morada a las distintas especies de aves, que hoy nos han acompañado.
Entre moras y zonas con vegetación de ribera, nos hemos ido aproximando a una serie de miradores con impresionantes vistas del fondo del barranco, la Catedral y el Alcázar, que con su perfil apareció ante nosotros como un buque imaginario.
Continuamos descendiendo hacia la cuenca del río Eresma que se estiraba, espejeando entre un bello paseo arbolado con los colores del otoño. Y como es habitual en Multiaventuras Pompilo en muy buena compañía y buen ambiente con: Alberto, Pepa, Luismi, Liliana, Carolina y Jose.
Disfrutad de las fotos y nos vemos la semana que viene  😉
cropped-portada.jpg
1.jpg 2.jpg 3.jpg 4.jpg 5.jpg 6.jpg 7.jpg 8.jpg 9.jpg 10.jpg 11.jpg 12.jpg 13.jpg 14.jpg 15.jpg 16.jpg 17.jpg 18.jpg 19.jpg 20.jpg 21.jpg 22.jpg 23.jpg 23B.jpg 24.jpg 25.jpg 25B.jpg 26.jpg 27.jpg 28.jpg 29.jpg 30.jpg 31.jpg 32.jpg 33.jpg 34.jpg38 35.jpg 36.jpg 37.jpg 38B.jpg 39.jpg 40.jpg 41.jpg 42.jpg 44.jpg 43.jpg 45.jpg 46.jpg 47.jpg 48.jpg 49.jpg 52.jpg 53.jpg 54.jpg