Hoy hemos empezando caminando por el bosque de Kindlestown, acompañados de robles, fresnos, abedules, acebos, y pinos.
Después hemos continuando hacia The Great Sugar Loaf Mountain. Esta montaña única se distingue del resto de las demás por su reconocible forma cónica.  Una vez arriba del todo las impresionantes vistas terminaron por dejarnos definitivamente sin aliento.
Mejor imposible. Passion for life!!! 😉