Hoy ha sido un día mágico para mí, ya que después de un poco más de dos meses por fin me he podido comprar una bici en Dublín. Y claro me ha cambiado la vida de forma radical, hoy la he estrenado a lo grande, ciclando por parte del Royal Canal hacia el puerto y de ahí a Pollbeg Lighthouse un faro espectacular y después me he ido a la otra punta de Dublín hacía Phoenix Park que es el parque más grande de Europa dentro de una ciudad, con ciervos, campos de rugby, inmensas praderas y muchas cosas más. Pues eso, que la bici me ha dado muchísima libertad, por eso a mí bici irlandesa le he puesto el nombre de “Saoirse” que en gaélico irlandés significa libertad, lo más importante que hay en esta vida la libertad.  😉
PompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompiloPompilo