Bajo el sol  estival del atardecer, caminábamos en esas mágicas horas entre encinas, enebros y jaras, por un bello camino que el silencio alfombraba.
Comenzaban a desmayar los últimos rayos del sol cuando llegamos al embalse de Valmayor, donde nos deleitamos con el instante del ocaso junto a sus tranquilas aguas, mientras el canto de los grillos nos envolvía en una angelical melodía.
Al alcanzarnos la noche, encendimos nuestros frontales y linternas, transformándonos en luciérnagas, para en luz abrasar nuestro oscuro camino.
Todo ello en muy buena compañía y buen ambiente como es habitual en Multiaventuras Pompilo con: María, Maite, Puri, Leonor y Jose
Disfrutad de las fotos y nos vemos el fin de semana que viene mis queridos aventurer@s  😉
cropped-resumen1.jpg
1.JPG2.JPG2b.jpg4.JPG5.JPG6.JPG7.JPG 8.JPG 8A.jpg 8B.jpg 8C.jpg 8D.jpg 9.jpg 10.JPG 11.jpg