Despuntaba hoy una mañana de mayo, el mes de las flores, de sus vírgenes olores, cuando comenzamos a caminar en medio de una  explosión de amarillo y verde, que no vamos a olvidar fácilmente, y que ha saciado la sed de nuestra vista, mientras nos soleábamos por esta impresionante excursión de la Senda Mordor.
Después de nadar por un mar amarillo de flores silvestres, hemos penetrado en el interior del Cañón del río Aulencia empapándonos de la poesía que destilaba el río, justo antes de llegar a la antigua presa, sin duda, un lugar mágico en el que desconectar.
Y como es habitual en Multiaventuras Pompilo en muy buena compañía y buen ambiente con: Oscar, Gloria, Lola y Jose.
Disfrutad de las fotos y nos vemos en la próxima semana mis queridos aventure@s.

13 Mayo 2018